Mitos y Dioses Escandinavos

Las fuentes primarias de la Mitología Escandinava se centran, principalmente, en las Eddas, siendo la Edda Mayor y la Edda Menor las más destacadas.

Dioses y Diosas Nórdicos: Mitología Escandinava

¿Cómo se constituyó la Mitología Escandinava?

La Edda Mayor, la más antigua de ambas, constituye una recopilación de poemas anónimos en islandés, datando del año 1000 o incluso antes. Dichos poemas pueden categorizarse en dos grupos: aquellos de índole mítica que abordan la creación y el fin del mundo, y los heroicos que se centran principalmente en las figuras de Odin y Thor.

La Eddad Menor, también conocida como la Edda de Snorre Sturluson, escrita alrededor de 1220, se presenta como un manual de poesía destinado a los escaldos. Esta obra consta de tres partes distintas:

  • Gylfaginning: Una descripción detallada de la mitología, explorando el mito de la creación del mundo, los dioses y sus vidas. El propósito fundamental de relatar estos mitos era proporcionar a los escaldos una base para su poesía.
  • Skáldskaparmál: Una presentación sistemática del lenguaje empleado por los escaldos, que incluye numerosas citas de poemas tanto de autores reconocidos como anónimos.
  • Hattal: Un registro de metros poéticos que consiste en un poema de 102 estrofas, cada una destacando una peculiaridad métrica o lingüística propia. Este apartado exhibe las reglas del lenguaje poético.

¿Cuál es el mito de la creación en la Mitología Escandinava?

En cuanto al mito de la creación en la Mitología Escandinava, se inicia con la existencia del Frío y el Calor. El Frío, representado por Nilfheim, un mundo de oscuridad, frío y niebla, se encuentra con el Calor, simbolizado por Muspell, el reino del eterno calor. Entre ambos surge la vida en un vasto vacío conocido como Ginnungagup.

Los Seres Divinos en la Mitología Nórdica

De esta conjunción entre el hielo de Niflheim y el fuego de Muspell nace inicialmente el gigante Ymer y posteriormente la gigante Audumbla. Ymer se sustenta de la leche de Audumbla, generando una pareja de gigantes a partir de su sudor y un hijo de sus pies.

Aprende más sobre:  Simbolismo en la Cultura Maya: Herencia Mística

Así surge la categoría de los «gigantes de escarcha» o yotes. Por su parte, Audumbla lamía la escarcha en las rocas, y de este proceso surgiría gradualmente el primer hombre, Bure, cuyos descendientes serían los dioses asas.

El hijo de Bure, llamado Bor, se casa con Bestla, la hija de un yote, y juntos engendran a tres dioses: Odin, Vile y Ve. Odin y sus hermanos, en su confrontación con Ymer, utilizan su cuerpo para crear la tierra, el mar, el cielo, las montañas, los bosques, las nubes y un muro alrededor del mundo habitable. Este nuevo mundo, llamado Midgård, se crea para los hombres, y en su centro se sitúa el mundo de los asas, Asgård, con un gran fresno llamado Yggdrasil.

Yggdrasil, el árbol de la vida, sostiene el cielo, y en su copa reside un águila, mientras que entre sus ojos habita un gavilán llamado Vederfølner. Una ardilla llamada Ratatosk corre por su tronco llevando noticias e insultos entre el águila y el dragón Nidhug, que reside cerca de una de las raíces del árbol. Cuatro ciervos corren por sus ramas, y el rocío que cae de sus cornamentas forma los ríos del mundo. Yggdrasil tiene tres raíces: una en Asgård, con el pozo de Urd vigilado por tres nornas; otra en Jotunheim, el mundo de los yotes, con el pozo de Mimer; y la tercera en Niflheim, con el dragón Nidhug.

En Asgård, Odin tiene su morada llamada Valhal, donde residen los guerreros vikingos muertos (Einherjerne) y las valquirias. Estas valquirias, vírgenes guerreras o espíritus de guerra de Odin, llevan a los guerreros fallecidos a Valhal. El lugar cuenta con 540 puertas, todas lo suficientemente grandes como para permitir la entrada de 800 hombres simultáneamente.

Su techo está cubierto de escudos dorados, sobre los cuales camina la cabra Heidrun, que se alimenta de las hojas de Yggdrasil. De su ubre fluye la hidromiel que beben los guerreros. Cada día, los guerreros de Valhal participan en batallas en un campo de batalla, aunque sin sufrir daños permanentes. Cualquier lesión, como la pérdida de un brazo o una pierna, es reparada por las valquirias durante la noche. Después de la batalla, se celebra un gran festín con abundante comida y bebida.

Aprende más sobre:  Filosofía Zen: Encuentra la Paz en la Simplicidad

Valhall, en esencia, se presenta como un paraíso para los guerreros, eliminando así el temor a la muerte y preparándolos para la última batalla, el día de Ragnerok, conocido como «el crepúsculo de los dioses» y marcando el fin del mundo.

¿Quiénes eran los Dioses y Diosas Nórdicos?

A través de sus epopeyas y hazañas, los dioses nórdicos encarnan valores, enfrentan dilemas y forjan destinos que dan forma al tejido del universo mitológico.

Figuras Míticas en la Cosmogonía Nórdica

En esta exploración, examinaremos de cerca a algunas de las figuras más prominentes de este panteón, desentrañando sus historias, atributos y conexiones en el fascinante tapiz de la Mitología Escandinava.

Odin

Odin, el dios supremo y padre de hombres y dioses, se destacaba como la personificación de la sabiduría y la guerra. Su trono Lidskjavl le proporcionaba una visión global, mientras que sus cuervos, Hugin y Munin, informaban detalles de todo lo que sucedía. Odin, que sacrificó un ojo por la sabiduría del pozo de Mimer, también contaba con lobos, Gere y Frece, así como un caballo de ocho patas llamado Sleipner. Además, desempeñaba el papel de dios de la muerte, llevando a los guerreros a Valhal. Sus tres esposas fueron Jord, Frigg y Rinda.

Thor

Thor, hijo de Odin, se destacaba como el dios más fuerte, gobernando sobre la guerra y la lucha. Armado con el martillo Mjølner, siempre preciso y retornando a su dueño, Thor también poseía un carro tirado por los machos cabríos Tandgnojst y Tandgrisner. Su cinturón de fuerza y guantes de hierro eran testigos de su formidabilidad. Casado con Sif, Thor fue padre de tres hijos: Magni, Modi y Trud.

Freya

Freya, la diosa de la fertilidad y el amor, destacaba por su belleza y habilidades mágicas. Además de su manta de plumas y collar Brisingegamen, Freya se desplazaba en un carro tirado por dos gatos. Su participación en la distribución de guerreros muertos con Odin mostraba su papel dual en el panteón.

Aprende más sobre:  Filosofías Orientales: Budismo, Taoísmo y Confucianismo

Frey

Frey, el hermano de Freya, compartía su dominio sobre el amor y la fertilidad. Con un barco desplegable llamado Skidbladnir, una espada que blandía sola y un jabalí mágico, Gullinbursti, Frey encarnaba la prosperidad y la conexión con la naturaleza.

Heimdal

Hijo de Odin, Heimdal desempeñaba el papel de guardián del puente Bifrost, con visión y oído extraordinarios. Su cuerno Gjallarhorn sería el anunciante del comienzo de Ragnerok, mientras su papel en la Mitología Escandinava revelaba su importancia como centinela divino.

Divinidades Nórdicas: Leyendas y Creencias

Balder

Balder, dios de la luz y la verdad, era hijo de Odin y Frigg. Su residencia en el palacio Breidablik estaba marcada por un techo de oro y columnas de plata. Aunque vivía en un entorno donde nada falso podía entrar, la predicción de su muerte temprana y su posterior asesinato por su hermano Hodur con muérdago destacan su trágico destino.

Loke

Loke, el yote del panteón, personificaba el engaño y el caos. A pesar de su papel en la muerte de Balder, Loke también ayudaba a los dioses en situaciones difíciles. Castigado por los dioses, fue atado a rocas con las tripas de uno de sus hijos, con una serpiente venenosa sobre su cabeza.

Fenrisulven

Fenrisulven, el lobo gigante e hijo de Loke, desempeñaba un papel crucial en la predicción de la destrucción del mundo. Atrapado por una cadena especial, Gleipner, y guardado hasta Ragnerok, su destino se entrelazaba con eventos catastróficos.

Midgardsormen

Midgardsormen, la serpiente del mar, compartía su origen en Asgard y fue arrojada al mar por Thor para evitar su peligro en la tierra. La predicción de su lucha con Thor en Ragnerok añade un elemento de anticipación al mito.

Hel

Hel, la reina del infierno en Nielfheim, fue desterrada por los dioses. Su residencia en el palacio Eljudner y la condición de su corte revelaban un aspecto sombrío. Aunque era la hermana de Fenrisulven y Midgardsormen, su destino en el inframundo estaba marcado por la soledad y la desolación.

En el vasto panteón de la mitología Escandinava, los dioses y diosas desempeñan roles fundamentales, personificando aspectos esenciales de la existencia y la naturaleza humana. Desde Odin, el dios supremo de la sabiduría y la guerra, hasta Loke, el astuto yote del engaño, cada deidad contribuye a la rica y compleja narrativa de esta antigua tradición mitológica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *